El sector industrial está preparado para resetearse y reajustarse a las nuevas condiciones del nuevo mercado español tras el Covid-19. Estas condiciones impondrán la reconstrucción económica de esta nueva y actual globalidad emergente.

La crisis del coronavirus representa la mayor situación de emergencia de la que el mundo conserva una memoria generacional viva. Por este motivo, la economía global se encuentra en estado de shock y, cada vez más, se adentra es un escenario complicado. Así, la estrategia de recuperación se abordará mediante propuestas imaginativas, pues puede que lo planeado no guarde semejanza con la realidad.

🏭 El impacto en el Sector Industrial

En España, el impacto de la crisis del Covid-19 ha puesto todos los focos hacia la esperanza en el sector industrial como motor de la recuperación económica del país.

El hecho de depender del exterior para poder obtener algunos suministros básicos ha generado un sentimiento de inseguridad, malestar y preocupación. Aun así, también ha dado un giro de 180º valorando la oportunidad y tomando consciencia sobre los beneficios de la localización productiva.

La industria 4.0 no basa su capacidad de producción en el vapor, sino en la investigación, la innovación y la tecnología.

Carlos G. Triviño

La pregunta clave es si sería posible hacer virar todo el potencial industrial español hacia la reanimación de la economía nacional. ¿Cómo se haría? Satisfaciendo una demanda de mercado de nuevos productos industriales en un mundo PostCovid19.

INDUSTRIA COVID-19

La respuesta es sí. Las infraestructuras logísticas, los medios de transporte, las fabricas y los bienes de equipo tienen una capacidad de resiliencia económica mucho más elástica que otros activos. Por tanto, el sector industrial sí está preparado para resetearse y ajustar su competitividad a las condiciones de mercado que imponga la reconstrucción económica.

🚀 Covid-19 + Industria 4.0: un proceso en desarrollo

A medida que intentamos cuantificar el impacto del Covid-19 en la economía y en la rotación de empresas, la realización se está estableciendo: el trabajo y la producción después de esta crisis también cambiarán.

La búsqueda de una estrategia para superar esta situación está en marcha. Se trata de sobrevivir. Y, aunque nadie saldrá inmune de esta situación, algunas empresas sí podrán adaptarse para maximizar su productividad en este nuevo contexto.

INDUSTRIA COVID-19 V2

Digitalización, asistencia remota o conectividad. Se trata de conceptos ya conocidos en la Industria 4.0 o Cuarta Revolución Industrial, pero serán elementos que sustenten también el futuro del sector.

El desafío que ahora se presenta consiste en apoyar una implementación más inmediata, a corto plazo y extendida de las expectativas existentes sobre el futuro de la industria. Todo el sector industrial está llamado a transformarse. Pero, debido a la necesidad de adaptarse y adoptar la digitalización, también pueden surgir nuevas oportunidades.

Esta nueva crisis podría ser el detonante de un paso hacia delante en la evolución de nuestro sector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *