El sociólogo, Alvin Toffler, hablaba sobre tres grandes cambios radicales que han transformado la historia de la humanidad. El primero fue la Revolución Neolítica, el segundo la Revoución Industrial y el tercero el avance de las máquinas. Toffler también apuntaba que, ahora estamos inmersos en una tercera ola de cambios: la Cuarta Revolución Industrial, también llamada Revolución Digital.

El mundo de los siguientes

El periodista Román Cendoya autor del libro rEvolución: del Homo sapiens al Homo digitalis‘, establece que los humanos que habitamos actualmente este pequeño planeta somos los últimos Homo sapiens pues estamos siendo sustituidos por una nueva especie del género homo: el ‘Homo digitalis’. Ahora el humano lo tiene todo al alcance de un click y ve el mundo a través de la información recibida mediante dispositivos móviles. Las nuevas generaciones de nativos digitales se convierten en perfiles muy interesantes para aquellas empresas que ya asumen la realidad de la Industria 4.0 .

Los robots no acabarán con la especie

El cine y la literatura se han servido en innumerables ocasiones de esta idea para hacernos imaginar todas las formas posibles en las que los humanos pueden ser exterminados por aparatos que ellos mismos han creado. Máquinas que sustituyen al hombre, robots con tasas de productividad inimaginables…y un boicot hacia la imperfecta y poco eficiente mente humana.

Tenemos miedo a esta Revolución digital y nos resistimos al cambio.

En realidad, todo esto no son mas que ideas superficiales que se convierten en piedras en el camino hacia un mundo en el que podemos hacer fácil lo difícil. Tecnologías como la impresión 3D o la Gestión digital de los proyectos son herramientas que nos dan el poder de llegar mas lejos y llegar mejor. Las hemos instaurado para ahorrarnos tiempo y dinero. Su uso y creación se basan en la premisa inicial de que nos aportan más poder, no nos lo quitan.

Puestos de trabajo que ni se crean ni se destruyen…

Se transforman. Y así es. El dinamismo de la Industria 4.0 es idéntico al de la energía: consiste en pura transformación. Con los avances que plantea este nuevo paradigma, los perfiles profesionales van cambiando y adaptándose a las necesidades que plantea este nuevo modo de hacer las cosas. No es cierto que la máquina vaya a sustituir al hombre; en todo caso la máquina va a transformarlo.

A nivel europeo, la Directiva 2014/24/UE sobre contratación pública establece la necesidad de emplear sistemas electrónicos (medios de comunicación y herramientas par modelar los datos del edificio) en procesos de contratación de obras, servicios y suministros a partir de septiembre de 2018.

De la directiva, por una parte cabe destacar la referencia del artículo 22 a las herramientas de modelado electrónico y de información de las construcciones (building information electronic modelling tools) o similares. El artículo en cuestión abre la posibilidad a que los Estados miembros exijan el uso de herramientas específicas para el modelado electrónico de datos de las construcciones en sus procesos de contratación de obras, servicios y suministros.

Homo Digitalis ha llegado para quedarse.


Si quieres saber más acerca de la Industria 4.0, puedes ver este interesante speak en charlas TED realizado por Beatriz González.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *