Puede que resulte sorprendente saber que España ocupa el sexto lugar de países más ecologistas del mundo, por detrás de los países nórdicos y Eslovenia. En los últimos años, han aparecido en los medios de comunicación nuevos conceptos como, por ejemplo: las cleantech.

Este término surge de la unión de dos palabras de origen inglés “clean” y “technology”, y que en español podrían traducirse como “tecnologías limpias”. Es decir, el término “cleantech” hace referencia a cualquier proceso, producto o servicio que utiliza la eficiencia energética junto con otros recursos ecológicos para reducir su impacto medioambiental. Y, como no podía ser de otra forma, las cleantech también han llegado a España.

♻️ España es uno de los países más ecologistas del mundo

Cuando se habla de países ecologistas no suele pensarse en España como uno de ellos. Es por ello que puede resultar toda una sorpresa conocer que se sitúa, actualmente, como el sexto país referente en ecología del mundo. Tan solo lo superan los países nórdicos y Eslovenia. De hecho, no resulta una idea descabellada pensar que también pueda serlo en el mundo de la tecnología sostenible.

Cleantech

La eliminación del impuesto al Sol marcó un cambio en la industria de energías renovables de España. Esto permitía promover automáticamente el uso de la energía solar para el autoconsumo. En este contexto, no sorprende que, en los últimos tiempos, las cleantech hayan crecido considerablemente en España.

🛣 El camino recorrido de las cleantech

El concepto abarca mucho más que las tecnologías sostenibles, ya que ahora también incluye todos los sectores tecnológicos, las inversiones y las empresas que trabajan a favor del desarrollo de productos y servicios respetuosos con el medio ambiente. La industria de las cleantech no solo ha crecido en número, sino también en importancia.

En el año 2016, 9 de los 28 galardonados en los premios INCENSe fueron compañías y start-ups españolas. Esto demostró la fuerza que tiene el sector innovador de España en la actualidad, sobre todo en tecnologías limpias. Los premiados consiguieron una financiación de hasta 150.000 euros para invertir en sus respectivos proyectos: supervisión de parques eólicos con drones, eficiencia energética en edificios públicos, nuevas formas de transporte, etcétera.

En 2017, varias empresas españolas que cotizan en bolsa también recibieron la aprobación de la organización británica CDP, que puntuó con un sobresaliente sus iniciativas para alcanzar una economía baja en carbono. Esto sitúa a estas instituciones españolas como líderes a la hora de abordar problemas medioambientales que nos afectan a todos.

Cleantech

🚀 El futuro en la industria cleantech

En España, el 38% de las energías que se consumen proceden de fuentes renovables. Más de la mitad es nuclear y el 70% de lo importado es petróleo. El objetivo como país es llegar al 76% de uso de energías renovables en 2030, que nos acercaría más a la misión de tener una España descarbonizada al 100% en 2050. Se calcula que se podrían generar más de 200.000 empleos para llegar hasta allí.

¿Se conseguirá cumplir este objetivo? Todavía queda mucho tiempo y mucho camino por recorrer, pero el crecimiento que han tenido las cleantech en los últimos años es una buena señal. Demuestran el interés del sector de apostar e invertir en las energías renovables, que ya conocen las herramientas que tienen a su alcance. Esto, además, permite conseguir una transición energética hacia una economía sostenible y limpia que sea equitativa.

Iniciativas como Extinction Rebellion o la popularidad que ha alcanzado la joven activista sueca Greta Thunberg también manifiestan el cambio de chip de la población, cada vez más concienciada sobre los efectos del cambio climático y dispuesta a modificar sus hábitos a favor del planeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *